“Cosas de hombres”

Aquí yo, R, una mujer de mi tiempo, es decir: madre, trabajadora, ama de casa, cocinera (bueno, eso lo justo), esposa, enfermera casera especialista en el “sana sana culito de rana”, secretaria personal, asistente y chófer de la vida social de mis hijos, me encuentro con una situación que escapa a mi control. Sí, mi coche me ha dejado tirada esta semana. Yo no quería, ni me lo quería creer pero… pasó.

El caso es que yo no sé si la mecánica es “cosa de hombres” pero sí tengo claro que la mecánica no es “mi cosa”, y también es cierto que fueron dos hombres los que me sacaron del aprieto en menos que canta un gallo. Si a eso sumamos que el hombre número 1 salía de un largo día de trabajo, que el hombre número 2 no me conocía de nada y que la selección española jugaba en pocos minutos (el fútbol ¿es cosa de hombres?), qué menos que tener un mini detallito con ellos al día siguiente. Y como esto del scrap es un vicio malísimo… no pude evitar darle un toque:

Imagen

 

Cosa de hombres o no, a mí me sentó muy bien cruzarme de brazos y ver como todo era solucionado. ¿Que fueron dos hombres? Benditos sean entonces.

Anuncios