Un color especial

Sevilla tiene un color especial, vaya que sí. No lo digo desde el tópico ni desde el romanticismo andaluz, no soy dada a ninguna de esas dos cosas, pero ciertamente asocio Sevilla a gente querida, y eso le hace tener un color especial al margen de su ya hiper-conocida belleza.

Esta historia viene de antiguo, de muuuuy antiguo, pero no hay que irse tan lejos para entender, a golpe de click, que las personas de la que hablo son quienes son: uno de mis primeros pinitos en el scrap fue un álbum para la niña más salerosa que conocía (y conozco). Después, el verano pasado hice parada en Sevilla también y como fruto de esa visita nacieron varios minis hermanados entre sí (a posteriori no recuerdo con recocijo el resultado, pero hecho está, y a lo hecho… pecho).

Este verano hemos vuelto a pasar por allí, hace unas semanas. Nos volvieron a acoger esos del color especial, los que podemos pasar meses y meses sin ver, pero es como si el tiempo no pasara. ¿Sorprende eso? Bueno, no tanto, es mucha la historia vivida juntos, y genial la manera en la que los que han ido llenando nuestras vidas después han entrado a formar parte de ese grupo. Lo que sí me sigue soprendiendo, igual que me sorprendía hace un año, es la manera en la que nuestros hijos se divierten juntos y conectan, a pesar de verse tan de tanto en cuanto. Eso me sorprende, pero sobre todo me emociona.

Y todo este rollo para contar que estuvimos en Sevilla, que lo pasamos requetebien, que hacía un calor de morirse pero nos dio igual, que mi anfitrión se marcó el punto de ofrecerse a quedarse con mis niños (y con los suyos) mientras yo me iba de excursión a IKEA (robándole a su mujer de asesora y utilizando a mi esposo de mulo de carga), y que vivimos Sevilla con un color especial, el de ellos.

A estas alturas de la lectura ya estará mi amigo pensando de mí eso de “en la vida real no eres así, eres más simple”. Espero que entienda que si en el día a día fuera así, sería cargante, pesada y resultaría densa y espesa. Y mi vida sería absolutamente agotadora. Las reflexiones están para rumiarlas y compartirlas en dosis moderadas, a cachitos, a ratos. Así. O así lo veo yo.

Centrándome en el scrap, como resultado de ese finde tan guay, tenemos un mini del que llevé las fotos a imprimir nada más volver pero que no había puesto en marcha, confiada en que tardaría en volver a verlos. Cuando justamente hoy ha surgido la ocasión de quedar, he pensado eso tan innecesario y trágico de “ahora o nunca” y aquí está, hecho a todo correr:

_20150815_175012

Como estructura he vuelto a recurrir a la combinación cartón corrugado + colección Summer Vibes (Simple Stories) que tan buen resultado me está dando para documentar este verano (como ejemplo, este botón). He cambiado la orientación, el cierre y alguna cosa más, adaptándome a las fotos que tenía y el resto es todo color, un color especial:

_20150816_003154

IMG_20150815_174650221IMG_20150815_174333803_HDR_20150816_003224 IMG_20150815_174409193_HDR IMG_20150815_174437146 IMG_20150815_174453624

IMG_20150815_174826063

Acabo con este la temporada de minis veraniegos, con qué regusto más agradable me quedo.

Seville is a beautiful place, it truly is… but it is even more beautiful if you are lucky enough to see it with friends who live there and have been part of your life for a looooong time. If you add the fact that the children in both families get along really well, what else can you ask for? This minialbum tries to summarize a summer weekend spent in Seville, in great company. 

_20150816_003324

Anuncios

15 pensamientos en “Un color especial

  1. Eres una ARTISTA y muy especial, y para colmo de saber scrapear y escribir como nadie, has conseguido crear una familia preciosa a la que es imposible no quererla.

    • Muchas gracias, Sergio. Objetivo, lo que se dice objetivo… no eres, pero ¡y lo bien que sienta que te digan cosas bonitas! Yo creo que ya puedo elegir los papeles para el miniálbum del próximo verano, de pececitos y agua, porque no sé quién de los dos es más cabezota, mi hijo o tú, pero fijo que acabamos en un parque acuático…

  2. Solo puedo decir que me encanta el mimi, el color elegido para la portada ! Tan alegre y tan vivo !! Sin duda ese color transmite alegría y en tu post lo hay a raudales ! Que viva la alegría y toda esa gente que aporta color a nuestras vidas ! Brindemos Por esos amigos que están siempre ahí sin necesidad de estar físicamente.. Sin duda Sevilla tiene un color especial y en tu caso aun mas !

    Besos cielo!!
    Andrea Cuquidolls

    • Qué bien que te guste, Andrea. Ha sido un álbum express, menos mal que tenía las fotos, y como ves no me he complicado mucho en la estructura, pero a ellos les ha gustado y eso es lo importante. ¡¡¡Besos!!!

  3. vosotros vivisteis esos días, en la cabeza, pues es más fácil, porque inspiran cosas bonitas como este mini lleno de color y de verano!
    Y brindo por esas familias q se complementan tan bien q por ellos no pasa el tiempo!

    • WordPress sigue vacilandome…corto el mensaje…empezaba así:

      Me parece increíble hacer un mini en unas horas, supongo q teniendo en la cabeza todos esos fantásticos q ….

      • Hombre, el tiempo pasa, claro que pasa…pero no nos trata excesivamente mal, la verdad, ni a unos ni a otros. Y a mi WordPress ni mu, que conmigo se porta fenomenal. Un beso fuerte, Gemmita.

  4. Ay, Rosa mía, qué mini tan requetegenial que te has marcado y qué bonito y alegre te ha quedado. Qué mimado y cuánto cariño hay en él. El post… pues eso, lo de siempre, que escribes tannnnn bien que con pocas palabras has sabido transmitirnos la relación tan especial que te une a Sergio y su familia… ah, sí y también que Sevilla tiene un color especial… jajajajajjajaja!!!
    Brindo por las amistades, por las buenas amistades, por esas que aunque durante el año cruces sólo dos palabras por mail o whatsapp cuando te reunes es como si te viéras a diario… yo soy afortunada porque también tengo amistades de estas… Brindo por vuestras dos familias.
    Un besito gordo, gordo, cargado de cariño: muak!!!!!!!!!!!

    • Pues lo de crear un álbum en pocas horas es una conjugación de usar una estructura que había usado hace poco, de tener las fotos ya elegidas e impresas, y de que sea un sábado de agosto en el que te puedes permitir el lujo de estar tres horas con el culo pegado a la silla sin pensar en nada más que en eso. Vamos, que hasta que se alineen los planetas otra vez, pasará un tiempo. Besos, Laura.

Cómo me gusta leer tus comentarios. ¡Muchas gracias!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s