Easy peasy

Tú tampoco llegas a todo, ¿verdad?

Lo sabía yo, si es que estamos más liaos… Yo tengo trabajo por corregir (bastante), ropa de invierno que organizar, cartas “bonitas” que enviar a las personas a quienes se las debo hace tiempo y quiero hacer un bizcocho. También quiero acabarme dos libros que simultaneo ahora mismo (son cortitos, no te dejes impresionar por mí) y tengo que ponerme manos a la obra con tarea scrapera para el próximo fin de semana  y empezar la navideña para una colaboración solidaria en la que participamos la gente “de aquí”. Si me sobraran unos minutejos estaría bien preparar un detalle sorpresa que tengo pendiente.

Pero no, no me va a dar tiempo a todo y no pasa nada. Y como lo sé, aquí estoy enseñando que no hace falta mucho tiempo ni muchísima elaboración para enviar algo cuqui.

Yo quería enviar unas tarjetas, y ponerles un envoltorio bonito fue algo que no me quitó tanto tiempo, aunque sé que elaborado tampoco es.

IMG20171029125740IMG20171029125852IMG20171029125959Pues eso, a veces la idea es ponerse y hacerlo, aunque el resultado no sea el más sofisticado del mundo. La idea es, a veces, comprometerse a no soltar el scrap, aunque el tiempo solo nos de para detallitos pequeños como estos, para algo sencillito (easy peasy).

Yo por lo pronto ya voy a empezar a tachar de antemano cosas de esa eterna lista de cosas por hacer que me he creado para este fin de semana. Bizcocho fuera, ea. Y seguiremos quitando, que lo de vivir con ansiedad también el fin de semana debería estar penado… porque pena da.

 

Anuncios

5 pensamientos en “Easy peasy

  1. Pues serán “easy peasy”, que no quiero yo llevarte la contraria… 😉 , pero sí son dos detalles bien rebonitos. Que lo sencillo no está reñido para nada con la bonitez. Y esas dos tarjetas preciosas han llevado dos envoltorios bien cuquis y, lo que es más valioso, dos envoltorios pensados y hechos con cariño. Que lo mejor de los detalles que se regalan es el tiempo y el mimo invertido. No tengo ninguna duda de que ambas destinatarias estarán ahora bien felices.
    ¡¡Un besico bien gordo y bien sonoro!!

  2. Pues son dos paquetitos requetechulos. Y por experiencia sé que recibir un detallito tuyo da subidón de energía y ternura porque se nota el cariño con el que lo preparas. Y es que la que vale vale. Venga, vale, lo de los vales lo dejamos para otro día

Los comentarios están cerrados.