Project book: mi noviembre

Ya dijo Shakespeare (venaza de English teacher que saca R, atentos) que el tiempo es lento para los que esperan, rápido para los que temen, largo para los que sufren, corto para los que gozan… y todo lo demás.

Por aquí resulta que mientras mi reloj cuenta uno a uno los tic-tac (mentira cochina, que mi reloj no hace tic tac), y mi filóloga cabeza desgrana el significado y el alcance de la palabra “probablemente” (lo sé, hablo en chino, y además me estoy pasando con los paréntesis)… bueno, pues mientras pasa toda esa amalgama de historias, también soy consciente de otras cosas importantes (importante es lo que tú hagas importante… y aquí otro paréntesis), y sé que en dos días se acaba el plazo de entregar a las profes Cristina y Ana María las páginas de PROJECT BOOK correspondientes a los meses de noviembre y diciembre.

Empiezo con NOVIEMBRE, más que nada porque diciembre aún no lo he hecho…ejem, ejem.

Era tema libre y mi noviembre asoma la patita tal que así:

img20170112105352

Sí, es Valencia, y ¿sabéis? en Valencia nunca llueve… ¡qué vaaaaaaaa!

Pero ni la lluvia deslució un fin de semana muy especial del que hemos hablado ya a diestro y siniestro (yo hablé aquí), así que simplemente… con todos ustedes:

img20170112104828

img20170112104600img20170112104618

Me apetecía darle un toque muy otoñal y para eso he usado die cuts, acetatos y pegatinas de la colección “Golden Days” de Fancy Pants, y papeles de la colección “Perfectly Plaid- Fall” de Lawn Fawn.

Aparte de eso, he usado gesso de fondo, washi tape y grapas de colores.

#yyaestá

(copyright del hashtag propiedad de Isa Happy Cardmaking…y un paréntesis más de mi propiedad, ea.)

El estado de mi project book a día de hoy, y a falta de diciembre y portada es así:

img20170112105213

Qué ganicas de verlo terminado, de cerrar sus páginas y de abrirlas luego mil y una veces para recordar lo que encierra en su interior. Pero ya llegará el momento de los balances y las despedidas, que ahora me tengo que poner las pilas con el mes de diciembre.

TIC TAC, TIC TAC. Lento, rápido, largo, corto, eterno… e implacable. El tiempo.

This is my eleventh post project book related. November for me was Cardparty Valencia, an unforgettable experience that well deserves a place in my project book. 

In a couple of days I will show December, and after that the last part will be decorating the cover… can’t wait for that!

 

 

Anuncios

Cardparty, o sueños que se hacen realidad

26 de noviembre de 2016:

Viajeros al tren, estamos a punto de partir. Destino: CARDPARTY NAVIDAD (Valencia).

Llegamos a La Sonrisa Creativa y aparte de boniteces mil, encontramos un escenario de excepción, preparado con mimo del de verdad:

img-20161128-wa0024

LA SONRISA CREATIVA

Empieza Lola, incorporando elementos naturales en tarjetería (de casta le viene al galgo, por formación y porque ella es así, natural):

img20161126105028

Una de las tarjetas que nos mostró Lola

Toma el relevo Isa y sus tarjetas con colores atípicos. Si pensabas que el scrap tenía vuelta de hoja, la miras y se te va esa idea de la cabeza. Ella no tiene vuelta de hoja, su scrap tampoco. Menos es más… Y YA ESTÁ:

img20161126110156Pequeño descanso para reponer fuerzas con un apetitoso desayuno, y empiezan los sorteos (ohhhh, no me toca nada, pero aún hay esperanza… queda el sorteo de la tarde). Y vuelven a la carga las jefas con sus mil tarjetas:

Elsa, su risa nerviosa, su mirada que echa chispas, su aspecto de duendecillo (alto, duendecillo alto)… y su clase magistral sobre fondos. Hasta nos hizo sentir capaces de crear cielos y universos enteros:

Llega Gemma y nos descubre que el vellum y el acetato sirven, y para mucho. Lo cuenta con minuciosidad y detalle, esa vena investigadora no falla… pero es que combinada con arte es arrebatadora, como ella.

Toca currar. Materiales, cámara… ¡y acción! Reparto de papelitos con dos requisitos (+1) para hacer una tarjeta. A mí me tocó “usar vellum o acetato” y “tarjeta monocromática”. Y me sentí muda, ciega, sorda y coja sin mis cachivaches (y no sería por falta de materiales y chachivaches, que allí había un generoso despliegue). Pero ea, que tras tanta tarjeta bonita ya no sabía una si pegarle un puñado al musgo que había en el centro de mesa, o hacer un tarjeta al más puro estilo #yyaestá, o liarse a brochazos con las tintas o pintar vellum y acetato. Algo salió…monocromáticamente blanco, pero salió.

STOP. Alto en el camino, a reponer fuerzas. Comida en común y a la vuelta…

img20161126163830

Ella, the one and only, Susana Artacho. Es tan grande como buena, tan perfeccionista como paciente y tan elaborada como generosa. Nos enseñó a hacer dos tarjetas, que yo copié al pie de la letra porque pensaba…”ya innovaré, pero estas tarjetas me tienen que salir como a la Artacho, igualicas”. Y no, pero bueno… se acercan.

Al acabar la tarde, pues, tenía una libreta con varias páginas de apuntes, la cabeza que echaba humo de tantas emociones y tanta información y una producción scrapera que había resultado tal que así:

img_20161126_211453

Más sorteos (¿cómo? ¿qué? ¿qué ahora tampoco? buaaaaaaa), compritas y FIN.

No, de eso nada, no fue el fin… y en realidad tampoco fue el principio. Hubo más, mucho más, porque el fin de semana ha sido intenso y lo he compartido con gente que me apetecía mucho volver a ver y con gente que tenía muchas ganas de conocer (¿qué más se puede pedir?). Pero eso entra en otro terreno, y fue posible gracias al equipo Cardparty:

¿Que qué tiempo nos hizo en Valencia? Hubo lluvia, truenos y relámpagos, pero yo solo veía sol. El milagro del scrap.

img_20161128_154422